Hipoteca multidivisa- El Defensor de tu Vivienda

Imagen: ViajeJet

Cada vez son más las personas que están optando por solicitar judicialmente la nulidad parcial de las cláusulas de su Hipoteca Multidivisa y lograr, con ello, la conversión de su préstamo a euros.

Desde El Defensor de tu Vivienda les hemos venido informando acerca de los beneficios que reporta al consumidor reclamar la Hipoteca Multidivisa  y los documentos necesarios para que la reclamación tenga éxito, pero hoy queremos explicar qué es la Hipoteca Multidivisa.

La respuesta no es sencilla. Precisamente ésta ha sido la causa que ha determinado su complejidad y ha abierto la puerta a que todos aquellos consumidores que se han visto -y se ven- afectados por este tipo de instrumento financiero puedan solicitar la nulidad de sus cláusulas y, lo que es más importante, que puedan lograr la conversión en euros de su préstamo desde el comienzo, recuperando las cantidades pagadas en exceso por la aplicación de la divisa extranjera, y garantizar que no pagarán más en el futuro.

La Hipoteca Multidivisa fue comercializada por las entidades financieras como un producto beneficioso para el cliente, al encontrarse referenciada a la divisa de un país que, en ese momento, presentaba tipos de interés más bajos que el Euro. Concretamente, las divisas más comunes de referencia fueron el Franco suizo y el Yen japonés, aprovechando la buena reputación y estabilidad de las economías de esos países.

Lo que en apariencia, y así se vendía, era beneficioso para el consumidor que solicitaba el préstamo, rápidamente se reveló que en realidad acarreaba importantes consecuencias económicas para todos aquellos que lo contrataron, razón por la que el Tribunal Supremo, en sus Sentencia de 30 de junio de 2015  y Sentencia 15 de noviembre de 2017 razonó que “los riesgos de este instrumento financiero exceden a los propios de los préstamos hipotecarios a interés variable solicitados en euros”.

La complejidad de este producto reside en que a la variación del tipo de interés que se pacta hay que sumar el riesgo de la fluctuación del cambio de la moneda en que se referencia el préstamo. Esto supone, como explica el Tribunal Supremo en sus sentencias, que la fluctuación de la divisa supone un recálculo constante del capital prestado, lo que puede llegar a producir no solo un aumento de la cuota mensual que debe pagar por el préstamo, sino que el cambio de moneda puede hacer que el montante del préstamo no solo no se reduzca, sino que aumente, adeudando el consumidor al Banco una cantidad superior a la que recibió en el momento de la contratación.

Desde el equipo de El Defensor de tu Vivienda podemos asesorarle, de manera gratuita, antes de tomar cualquier decisión o firmar ningún acuerdo, buscando la mejor solución para su caso concreto sin ningún tipo de coste ni compromiso, en el teléfono GRATUITO 900 90 70 49 o a través del formulario de nuestra web.