Foto Expansión

La Sentencia del Tribunal Supremo de 4 de marzo de 2020, declaró que son usurarios los intereses de casi el 27% que cobran algunas tarjetas revolving, lo cual tiene unas repercusiones importantísimas. A continuación, desgranamos dicha sentencia.

Debe partirse de que, en términos generales, los tribunales no pueden controlar los precios de los productos o servicios que las empresas venden a los consumidores; por ejemplo, no pueden declarar que es abusivo el caro precio de unas zapatillas de marca.

Al ser el interés el precio que el consumidor paga por un préstamo, éste no pude ser declarado abusivo por ser excesivamente alto. Ahora bien, un préstamo (u operación similar) sí puede ser usurario, y lo será cuando se den dos circunstancias.

Primera. Que incluya «un interés notablemente superior al normal del dinero». Respecto a lo cual debe matizarse lo siguiente:

  1. No habrá que fijarse en el interés «nominal», sino en la tasa anual equivalente (TAE), que incluye todos los pagos que el consumidor ha de realizar por razón del préstamo, pues de lo contrario sería fácil para un banco sortear dicha norma.
  2. Por interés «normal del dinero» se entenderá el tipo medio publicado por el Banco de España (i) en el momento de la firma del préstamo, y (ii) para las operaciones similares.
  3. Dado que no existen normas sobre la cuestión, son nuestros tribunales quienes deberán decidir al respecto, habiendo declarado que las tarjetas revolving con un interés del 26,82% anual son usurarias.

Segunda. Que sea, además, «manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso». Correspondiendo al banco probar esas circunstancias excepcionales, las cuales deben referirse al caso concreto; esto es, no cabe fijar un elevado interés a las tarjetas revolving porque éstas suelen tener un elevado nivel de impagos.

El carácter usurario de un préstamo conlleva su nulidad absoluta y radical, lo cual, primero, impide al banco cobrar a su cliente ningún tipo de interés, comisión o gasto por la operación, y, segundo, le obliga a devolverle todo lo que éste haya pagado por la misma.

Finalmente, no podemos terminar sin matizar dos cuestiones:

  1. Un interés remuneratorio (ordinario) sí puede ser «abusivo» por falta de transparencia, como ocurrió con los préstamos que incluían una cláusula suelo, pues, ante todo, el consumidor tiene derecho a saber, y de forma clara, qué le van a cobrar por un producto o servicio.
  2. Un excesivo interés «de demora» de un préstamo también puede ser abusivo, por ser éste la indemnización que se impone al consumidor que incumple sus obligaciones, y esta indemnización no puede ser desproporcionadamente alta.

Desde el equipo de El Defensor de tu Vivienda podemos asesorarle, de manera gratuita, ante de tomar cualquier decisión o emprender acciones legales, buscando la mejor solución para su caso concreto sin ningún tipo de coste ni compromiso, en el teléfono GRATUITO 910 323 636 o a través del formulario de nuestra web.

X
INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable Sala y Serra Vivienda, S.L..
Finalidad Sus datos serán utilizados a) para responder a su solicitud de contacto b) si así lo ha consentido marcando la casilla ubicada debajo del presente, para mantenerle informado sobre productos y servicios ofrecidos por Sala-Serra Vivienda
Base de Legitimación a) El consentimiento para contestar a su petición se otorga mediante el envío del presente formulario; b) El envío de comunicaciones comerciales se consentirá mediante la solicitud de las mismas marcando la casilla específica al efecto
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal
Derechos Acceder, rectificar, suprimir sus datos y otros según lo previsto en "Información Adicional"
Información Adicional Consulte aquí información adicional y detallada sobre Protección de Datos