Etiqueta: darse de baja cooperativa

Los motivos que el socio alega para darse de baja de una Cooperativa de viviendas son primordiales, no solo porque esas causas repercutan en la calificación de la misma, como justificada o no justificada, sino por las consecuencias, que las causas de baja alegadas, puedan tener en una futura solicitud de devolución de las cantidades aportadas.

Como norma general, un socio puede darse de baja de la Cooperativa en cualquier momento, a pesar de que siempre habrá que atender a lo que recogen los estatus de la cooperativa, y son indiferentes los motivos que el mismo alegue para ello, por cuanto los mismos no repercuten en la calificación de la misma como justificada o no justificada.

Pero, tal y como anteriormente hemos adelantado, si se produce retraso en la entrega de la vivienda es primordial que aleguemos dicha demora como motivo para causar baja en la Cooperativa puesto que, en caso contrario, pueden surgir dificultades a la hora de recuperar las cantidades aportadas para la adquisición de la vivienda.

Las cantidades que se aportan para la compraventa de viviendas sobre plano, ya sea a través de una Cooperativa o de una Promotora, se encuentran especialmente garantizadas en virtud de la Ley 57/68, actualmente por la Disposición Adicional Primera de la Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación. Así, éstas cuantías deberán se depositadas en una cuenta especial, con separación de cualquier otra clase de fondos, y la Cooperativa o el Promotor están obligados a contratar un aval o seguro de caución para garantizar la devolución de las mismas, en el supuesto de que la construcción no se inicie o no llegue a buen fin en el plazo convenido para la entrega de la vivienda.

Es por ello que, si se produce retraso en la entrega de la vivienda, y es intención del socio recuperar las cantidades aportadas, es imprescindible que la baja esté motivada en dicho retraso. De otro modo, no podrán ejecutarse las garantías previstas en la Ley 57/68, ya que el presupuesto de ésta es el retraso del vendedor en la entrega de la vivienda.

Por tanto, cualquier baja motivada en causas personales, económicas, disconformidad con la gestión o dirección de la Cooperativa, etc., es decir, no basada en la demora en la entrega de la vivienda, puede poner trabas a una futura recuperación de las cantidades aportadas, y por lo tanto no conviene invocarlas.

¿Necesitas asesoramiento sobre cooperativas de viviendas y promociones en quiebra?:

Solicita ahora más información sobre nuestros servicios de asesoramiento a compradores de viviendas que necesitan reclamar a bancos y seguros.

imagen | vía

 

Publicamos la colaboración de Marta Serra de Sala & Serra Abogados, en el portal inmobiliario Pisos.com en el que nos da 7 Claves para darse de baja de una cooperativa de viviendas.

Las cooperativas se han convertido en una solución eficaz para facilitar el acceso a la vivienda. De ahí su crecimiento y expansión en España durante los últimos años. Sin embargo, el ciudadano común desconoce los recovecos del sistema por el que se rigen, así como los deberes y derechos que amparan a sus socios, sobre todo si las cosas no salen como se tenía en mente.

Los aspectos más importantes a la hora de darse de baja de una cooperativa de viviendas son los siguientes que explica Marta Serra en la entrevista realizada:

1. ¿Qué significa darse de baja de una cooperativa y qué consecuencias tiene?

La decisión de un socio de darse de baja de una cooperativa de vivienda supone la renuncia a los derechos y deberes que conlleva formar parte de la misma. Un paso que, según Aurelio Delgado, director jurídico de Defensa Cooperativa, supone la pérdida por parte del socio “del acceso de información sobre la cooperativa, a ser convocado a las asambleas de la misma o a formar parte de su consejo rector”.

Del mismo modo, la baja de la cooperativa tiene como correlato, según Delgado, la posibilidad de “reclamar las cantidades entregadas a cuenta, en los plazos y condiciones que fijen los estatutos de la cooperativa”.

2. ¿Se debe cumplir un periodo mínimo de permanencia para ser socio?

Las cooperativas, si así lo determinan sus estatutos, pueden exigir un periodo mínimo de permanencia a los socios. Estos, según Jaime Oñate, secretario general de la Confederación de Cooperativas de Viviendas de España (CONCOVI), deberán responder si no lo cumplen a una “indemnización de daños y perjuicios, que tendrán que demostrarse”.

En este sentido, subrayan desde CONCOVI, se debe contemplar “que el socio se incorpora a una promoción determinada con un plan de pagos específico” que una vez iniciado no se puede abandonar “pues se abandona un proyecto común de todos los socios en beneficio particular”. Así, es necesario, según Oñate, que exista un nuevo socio que entre en el lugar del que causa la baja, que ingrese las mismas aportaciones, las cuales “se reintegrarán al socio saliente, sustituyéndole el nuevo en todos sus derechos y obligaciones”.

3. ¿Qué tipos de bajas están contempladas?

Ante esta situación, muchos socios se preguntan sobre los tipos de bajas que pueden darse en una cooperativa de vivienda, que son tres: voluntaria, obligatoria o expulsión. De hecho, según explica la letrada Marta Serra, del bufete Sala & Serra, especializado en este tema, la baja voluntaria puede ser justificada o no justificada, para cuya calificación es necesario acudir a los estatutos de la cooperativa o, en su defecto, a la ley.

De esta tipología dependerán, sostiene Marta Serra, las consecuencias que se deriven de la baja. Así, el plazo de devolución de las aportaciones en el caso de las bajas justificadas “no puede exceder los 18 meses y en el de las no justificadas, de 36 meses”. Esta división también afecta al importe del reembolso, ya que como asegura esta letrada “en el primer caso se reembolsarán al socio la totalidad de las aportaciones, una vez realizada la liquidación según el balance de situación correspondiente al semestre en que se haya producido la baja”. En el caso de que esta no sea justificada, asimismo “el Consejo Rector de la Cooperativa puede acordar, además, una deducción de hasta el 20% adicional”.

En paralelo, también hay que tener en cuenta que la normativa vigente contempla la baja obligatoria, en el caso de que el socio deje de cumplir los requisitos necesarios, y la expulsión, “que se producirá por acuerdo del Consejo Rector en aso de que se incurra por el mismo en falta muy grave”, subraya Marta Serra.

Continuar leyendo las 7 claves para darse de baja de una cooperativa de viviendas en pisos.com

¿Necesita asesoramiento sobre cómo darse de baja de una cooperativa de viviendas?:

Solicita ahora más información sobre nuestros servicios de asesoramiento a cooperativistas de viviendas.

LLÁMANOS GRATIS AHORA

O si prefieres te llamamos nosotros