Etiqueta: Seguro entregas a cuenta

En la mayoría de los casos, la compra de una vivienda sobre plano o en construcción puede suponer un ahorro en lo que se refiere al precio de la misma. Sin embargo, también entraña mayores riesgos para los compradores que la adquisición de una vivienda ya terminada. La compra de una vivienda en construcción implica el desembolso anticipado de una serie de cantidades a cuenta del precio final de la misma, por lo que es conveniente que se tengan en cuenta una serie de recomendaciones con el fin de que podamos recuperar el dinero invertido, en el supuesto de que la vivienda no se inicie o entregue en el plazo convenido.

A continuación, indicamos cinco consejos a tener en cuenta si está pensando adquirir una vivienda sobre plano:

1. Es de vital importancia que el contrato de compraventa contenga una indicación expresa de la fecha en la que la vivienda deberá ser entregada, y de la posibilidad de resolver el contrato, en caso de incumplimiento de dicho plazo. La falta de fijación expresa de un plazo de entrega supondrá la dificultad o imposibilidad de reclamar, en el supuesto de que se produzca un retraso en los plazos a los que la Promotora se había comprometido.

2. Pese a que parezca una obviedad, el contrato de compraventa debe ser claro y concreto en lo que se refiere, tanto al precio de la vivienda como a la forma de pago del mismo. Por otro lado, es muy conveniente que el comprador conserve la totalidad de los justificantes de dichos pagos.

3. Continuando con el precio y la forma de pago, es imprescindible que el contrato indique un número de cuenta en la que abonar los anticipos, y que la misma sea una cuenta especial, esto es, que el Promotor sólo pueda disponer de los saldos de la misma para las atenciones propias de la construcción de las viviendas, y con separación de cualesquiera otros fondos. Como es lógico, todos los pagos que el comprador realice deberán depositarse en dicha cuenta, por lo que es aconsejable que tengamos justificación bancaria de que todos los pagos que realicemos se han ingresado en la cuenta especial, y por supuesto, no es recomendable realizar pagos en efectivo.

4. Es imprescindible verificar que la edificación cuenta con las preceptivas licencias urbanísticas, máxime tras la nueva regulación dada a las cantidades anticipadas para la compra de una vivienda, y la exigencia de que la construcción cuente con licencia de edificación para que las mismas queden garantizadas.

5. Es un requisito esencial que el Promotor haya contratado un seguro de entregas a cuenta o aval bancario que garantice la devolución de las cantidades, que se adelanten a cuenta del precio de la vivienda, para el supuesto de que la construcción no se inicie o no finalice en los plazos pactados.

Desde El Defensor de tu Vivienda aconsejamos que todo aquel que vaya a comprar una vivienda sobre plano se asesore con abogados expertos para evitar que en un futuro pueda tener problemas a la hora de recuperar el dinero invertido si la promotora no le entrega la vivienda.

Siempre se ha dicho que comprar un piso sobre plano es una buena inversión porque se consigue un mejor precio. No obstante, añadirían nuestros abuelos, corres el riesgo de que no se construya y pierdas tus ahorros.

Es cierto que esto antes era así, pero ya no. Pues a pesar de que la mayoría de la gente lo desconoce, hace tiempo que la ley cambió.

Si compraste un piso sobre plano que no se ha construido, tiene que haber un seguro o un banco que deba devolverte el dinero que pagaste al promotor, o a la cooperativa de viviendas, comunidad de bienes, etc.

Por ello, te recomendamos que te informes de tus derechos, ya que como consumidor estas protegido por la ley, y no tienes porqué asumir una pérdida que no te corresponde. Por tanto, contactar con profesionales te ayudará a ejercer tu derecho a recuperar tu dinero.

 

¿Necesitas asesoramiento para recuperar el dinero del piso que compraste sobre plano y que no se ha construido?:

Solicite ahora más información sobre nuestros servicios de asesoramiento a compradores de viviendas no construidas.

Todas las empresas y personas que vendan pisos sobre plano, incluso las cooperativas de viviendas o comunidades de bienes, tienen la obligación de contratar un seguro o aval bancario que garantice a los compradores la recuperación de su dinero en caso que las viviendas no se construyan o no se entreguen en el plazo pactado.

E igualmente, el banco donde el promotor tiene la cuenta en la que recibe de los compradores los anticipos, tiene la obligación de comprobar que dicho seguro o aval existe, pues de lo contrario responde como si fuera el banco avalista.

Por tanto, si te compraste una casa sobre plano y no te la han dado, tienes derecho a que un seguro o un banco te devuelva tu dinero.

¿Necesitas asesoramiento para recuperar el dinero de la casa que no te han entregado?:

Solicite ahora más información sobre nuestros servicios de asesoramiento a compradores de viviendas no entregadas.

Esta transformación debe estudiarse con mucho detenimiento, pues los cooperativistas convertidos en comuneros podrían terminar asumiendo la deuda que les hubiera tocado pagar al banco por su hipoteca, pero sin vivienda.

En los últimos años estamos viendo que algunas cooperativas de viviendas, por exigencias del banco financiador de la promoción, se están transformando en comunidades de bienes.

Esta petición del banco tiene el objetivo de intentar reducir las posibilidades de que el “préstamo promotor” resulte fallido, ya que en caso que la comunidad de bienes no pueda hacer frente a éste, es posible que sus miembros tengan que hacerse cargo del mismo, aun cuando sus viviendas no se hayan construido.

El motivo es que de acuerdo con la normativa que regula las cooperativas de viviendas, en caso que la cooperativa no pueda hacer frente a sus deudas, entre ellas las asumidas frente a los bancos, por lo general éstos sólo podrán actuar contra los bienes de la cooperativa, pero no de sus socios.

No obstante, si en vez de una cooperativa se tratase de una comunidad de bienes es posible que sus miembros tengan que hacer frente a las deudas de la comunidad, entre las que se encuentran las que ésta tenga con los bancos.

Esto es, como regla general, los cooperativistas no responden de las deudas de la cooperativa más allá del importe de su aportación al capital, que suele ser de entre 6 y 18 euros por socio. Sin embargo, los comuneros sí que pueden participar de las cargas de la comunidad.

En definitiva, la conversión de una cooperativa de viviendas en comunidad de bienes, si bien puede no parecer trascendental, sí puede tener unas consecuencias dramáticas para aquellos socios que, aún sin haber recibido ninguna vivienda, tengan que asumir una deuda similar a la hipoteca que les hubiera correspondido.

¿Necesita asesoramiento sobre Cooperativas y Cooperativistas?:

Solicite ahora más información sobre nuestros servicios de asesoramiento a cooperativistas de viviendas.

LLÁMANOS GRATIS AHORA

O si prefieres te llamamos nosotros